Bloc | 14/03/2016
La #runnersolidaria Annette nos cuenta su experiencia como guía de un deportista invidente

Annette acaba de completar la Zurich Marató de Barcelona por una buena causa, para el desarrollo de los niños en la zona rural de Gambasse, en Guinea Bissau. Pero además, hace unos meses corrió por primera vez como guía en una carrera de 10 km. También fue la primera carrera de Djibril Iafa, un chico talento, judoka, invidente y miembro de la ONG SILO. Djibril es un joven portugués de raíces de Guinea Bissau, nació en Gambasse, la comunidad de la zona rural donde SILO contribuye al desarrollo de los niños y es un ejemplazo de superación a través del esfuerzo y la perseverancia con el objetivo de cumplir sus sueños, está compitiendo a nivel europeo en campeonatos de judo.

Su reto solidario:

http://www.mgda.es/r/1/8192

Nos lo cuenta la misma #runnersolidaria, Annette Harzbecher, voluntaria SILO:

"Soy Annette, me gusta mucho correr y decidí hacer este reto para recaudar fondos para la construcción y descontaminación de pozos de agua en la región de Gambasse. Hace dos años hicimos (con SILO) un estudio de la situación del agua y la causa de muerte infantil así como enfermedades a causa de agua potable contaminada en la zona y alrededores de Gambasse. Ahora se van a construir y descontaminar pozos de agua y se necesitan fondos. Así que empecé este reto con el maratón de Nueva York’ 15, intentaré con el de Barcelona’16 y seguramente seguiré a ver con qué otra aventura.

Djibri y yo nos conocimos unos días antes de Navidad para tantear el asunto de correr por los niños de Gambasse en una carrera de 10k juntos y para y ver si teníamos ritmos parecidos y química, necesaria para correr juntos y disfrutar de la carrera. En nuestro caso fue como magia. ¡Qué paz y buena vibra al correr, entrenar, hacer estiramientos juntos! Todo esto es necesario para que haya sinergia y obtener el mejor rendimiento para competir unidos.

Nos reunimos en la Barceloneta para conocernos, correr en suelo plano y recto, hablar sobre cómo mejor comunicarnos al correr, hablar sobre el deporte y los valores que transmite, y en fin, lo que significa el deporte para cada uno de nosotros. Resaltamos lo importante que es la inclusión de discapacitados en deportes. Todo el mundo puede participar y hacer deporte y disfrutar de las ventajas que el hacer deporte proporciona. Cuando se está en sintonía en estos temas, todo fluye mejor. Empezamos a trotar, y ¡todo fluyó!

Antes de la carrera quedamos un par de veces para entrenar los 10 km en la playa, en el paseo marítimo, y allí donde hubiera mucha gente para aprender a esquivar juntos y también a acostumbrarnos a algunas técnicas como, por ejemplo, el correr literalmente unidos. La gente suele llevar una cuerda, algo suave. Nosotros decidimos correr sin cuerda, Djibri se detuvo de mi brazo. Lo importante que tiene que hacer el guía, es guiar con movimientos suaves la dirección hacia donde se corre, derecha o izquierda, delante, detrás, abajo (si vienen ramas) arriba (si vienen obstáculos). Siempre con mucho respeto y adelantando información. No hay que olvidar que los guías somos los ojos de los corredores, por eso es importante acompañar a los corredores describiendo todo lo que se vea, hablándoles, explicándoles el camino, describiendo de antemano la superficie del suelo, baches, agujeros así como cualquier otro obstáculo que pueda aparecer en el camino. Y todo esto, claro, durante todo el entrenamiento y carrera.

Antes de la carrera es muy importante repasarla juntos para poder disfrutarla y correrla sin ningún riesgo.

  • Hay que repasar el recorrido: subidas, bajadas, rotondas, lugares donde los caminos se hacen angostos y la gente se aglutina, lugar donde hay más espectadores, lugares donde se puede hacer un sprint, puntos clave de reconocimiento para saber por dónde se está corriendo etc.

  • Hay que repasar la salida: como guía es imprescindible hacer hincapié en que se respete el lugar de salida de los discapacitados y sus guías. Es necesario que los organizadores tengan en cuenta esto, ya que si no lo hacen se podría percibir como una falta de respeto al corredor que está haciendo un doble esfuerzo para participar en una competición.

  • Hay que repasar los avituallamientos que se pueden complicar un poquito porque el suelo está repleto de botellas, los corredores frenan sin aviso etc. Hay que estar al tanto y avisar a tiempo de cualquier obstáculo.

  • Hay que repasar la carrera. La gente, voluntarios y corredores, no suelen darse cuenta que hay corredores invidentes y de la forma en la que se está compitiendo (unidos), por eso es importante llevar dos dorsales de guía, uno delante y otro detrás para que la gente lo note y no empuje al adelantar o querer pasar.

  • Hay que repasar la llegada. El sprint final, meta (¡¡avisar a tiempo para subir esos brazos y llegar victoriosos a la meta!!), puntos de encuentro con los seres queridos para compartir la alegría.

La carrera fue muy bien y nos divertimos mucho. ¿El momento mágico de la carrera? ¡Son varios! Cuando los corredores y espectadores se daban cuenta de cómo íbamos corriendo y nos animaban a los dos …, y cuando le expliqué a Djibril que los niños estaban esperando a los lados del recorrido con sus manos abiertas para que les chocáramos con las nuestras. Así lo hicimos, Djibril pudo sentir la energía de la gente y nos motivamos aún más para el último sprint y llegar a la meta sonriendo sabiendo que animaríamos a gente a colaborar en nuestra recaudación de fondos.

En resumen, hacer de guía es una experiencia única e inolvidable y la recomiendo a todos deportistas. Así como animo a toda la gente discapacitada que quiera entrenar para una carrera a que busque un/una guía. Se aprende muchísimo a escuchar, a sentir el momento, a aprender cómo viven otras personas, a compartir y a ayudarse mutuamente".

COMPARTEIX-LO!
Envia o publica aquest enllaç per què més gent pugui arribar fins a aquesta pàgina.